Statcounter

martes, 20 de marzo de 2018

sentido del humor

que no falte, a ninguna edad




Parafraseando aquella canción de los 60 (creo) de "Me gusta mi novio", quisiera cantar yo "Me gusta mi nieto ¿por que ? por muchas cosas" pero una de las que más es su sentido del humor, por lo que eso supone de inteligencia y actitud ante la vida.
Ayer me pidió educadamente si le podía comprar una cosa (de muy poco valor) por internet. Me explicó que de momento era mejor no decir nada a nadie del asunto (= padres), pero que se lo diría en su debido momento (= cuando ya no hubiera vuelta atrás...). Para rebozar la píldora concluyó:
- ¿Sabes, yaya? es que tú y yo somos un buen equipo. ¿Cuántas años tienes?
- ¿Yo? 70
- Pues como yo tengo 8, nos podemos llamar el equipo 78. Será algo solo para nosotros. Cuando tengamos que hablar de una cosa especial, pues decimos "equipo 78" y nadie sabrá que es.
- De acuerdo. Me gusta formar equipo contigo. Vale. Oye, hablando de otra cosa, he visto el video de tu concierto (la palabra se que queda un poco grande, pero bueno...) de marimba. ¡Eres un artista! ¿No tenías nervios por actuar el primero de todos?
- Sí, un poco, pero me gusta. Lo que no me gusta nada es que el profesor de percusión nunca esté enfermo (dice en tono compungido).
- Y tú ¿para qué quieres que el pobre chico esté enfermo? si en el video se le ve una cara muy simpática.
- Sí -asiente- es simpático, pero hace trabajar mucho. Cuando un profe no viene  a clase ponen un sustituto, que hace hacer cosas más divertidas, para pasarlo bien...  pero él no falla nunca.
Oye yaya -cambia de tema- ¿has probado a jugar con la cónsola que me olvidé en tu casa?
- Pues todavía no. La verdad es que me da un poco de miedo estropeártela, no sé si sabré utilizarla.
- No te preocupes, tú inténtalo. Lo terrible sería que los otros jugadores supieran que están jugando con mi abuela, no conmigo. Seguro que se iban a quedar muy sorprendidos... Aunque ¿sabes una cosa? aunque tengas 80 años...
- ¡Setenta! ¡setenta! -le interrumpo.
- Bueno, aunque tengas tantos años, en realidad parece que tienes 27.
- ¡Eso sí que es un piropo, nieto mío!¡GRACIAS!

sábado, 10 de marzo de 2018

Poesía


A mi padre


Cara vieja.
Ojos de fumador,
acostumbrados a mirar humo.
Humo que envuelve,
que esconde.
Arrugas en el entrecejo,
demasiado tiempo
descifrando otras miradas,
a través del humo.
Humo que ha llenado muchas veces
la atmósfera del coche rojo,
la de la oficina vieja,
la del despacho nuevo.
Dedos amarillos
de filtrar humo.
Humo para las arterias,
para el pulmón,
para la garganta.
Ojos grises,
color de humo.
Toses intercaladas
de humo.
Carita delgada,
querida,
ahumada.
  

martes, 6 de febrero de 2018

¡Que difícil es la convivencia!



Vida cotidiana



Llevamos unos días en los que mi nieto y yo no necesitamos hablarnos por teléfono, ha venido a pasar unos días aquí en casa. No es necesario decir que el verle, oírle, saber exactamente en que habitación se encuentra y qué está haciendo, es una felicidad para mi. Pero, la verdad es que... ¡discutimos bastante! Y es que la vida de cada día desgasta mucho los idilios.
El peque cumplió 8 años el día de Nochevieja. Comimos el pastel, le dimos los regalos, ¡todo fue bien! Al día siguiente de llegar, o a los dos días, aún saboreábamos el recuentro. Recuerdo que un día estaba viendo muy tranquilo una serie de televisión de dibujos animados cuando se volvió de repente hacia mi, me miró fijamente y me preguntó:
- Yaya ¿tú me quieres verdaderamente?
Y yo le contesté "Más que a nada en el mundo". Y él volvió a preguntar:
-¿Cómo puedo saberlo?
- Lo sabrás porque siempre que me necesites estaré a tu lado y si me pides una cosa procuraré dártela. Si me dices, yaya, ven a verme a Bruselas, yo voy para allí, aunque sea andando y con la pierna tonta que tengo. Procuraré no fallarte nunca, y cuando quieras que vaya a verte, iré ¡aunque sea volando en una escoba!".
- ¡Eso no, por favor! -me contestó riendo - ¡que me darías miedo!
Declaraciones de amor aparte, hemos discutido bastante, más que nada por el futbolín, así de simple. Tenemos uno de juguete, que le regalamos hace ya un par de años, y lo hemos aprovechado más que cualquier otro juego, ¡le encanta! El caso es que la criatura siempre quiere ganar, y aunque no lo tiene difícil, porque es mucho más bueno que yo, en cuanto mi equipo marca dos goles seguidos ya se pone nervioso. El otro día, después de marcarle un gol clarísimo, me sorprendió argumentando:
- ¡Stop! ¡Se anula el tanto! 
- ¿Y eso por qué? - pregunté educadamente.
- ¡Falta técnica! ¡Falta técnica! - gritaba
- Pero ¿qué técnica ni qué nada? He marcado un gol clarísimo - me defendí.
- ¡No! ¡Se anula el tanto! ¡Falta técnica! 
- Pero, ¡explícame cuál es el problema, no sé qué falta técnica he hecho.
- ¡Has copiado mi táctica!  ¡Has repetido lo que he hecho yo antes! ¡copias mi táctica!
- Suponiendo que fuera verdad, ¿es que no puedo marcar un gol porque has marcado tú uno antes? ¿qué he copiado? ¿qué técnica? ¿qué táctica?
- Se suspende el partido. Tarjeta roja para todo tu equipo, lo siento, tus jugadores ¡no pueden jugar! ¡Partido suspendido! - y el experto abandonó el campo de juego y se fue a ver dibujos animados... hasta que a los cinco minutos volvió diciendo:  "Si quieres, te doy la revancha" 
¿Se puede ser tan competitivo ya de pequeño? pero, hay que reconocer ¡que tiene imaginación! 

jueves, 11 de enero de 2018

Preguntas importantes


Y deseos de todo tipo

Que nadie piense que entre un nieto de 7 años (casi 8) y su abuela el único tema de conversación posible son los video juegos o las actividades escolares, hay  otros muchos temas que tratar. En realidad, se puede hablar prácticamente de todo, como cuando charlan dos adultos, eso sí, con unos planteamientos por parte del peque, mucho más originales y tiernos que los que ofrece una persona mayor.
Ayer hablamos un rato, por teléfono, sobre los móviles, el judo, los catarros, etc. De repente, me pregunta:
- Oye, yaya, si tu pudieras realizar un deseo ¿cuál elegirías?
- ¿Uno solo? no sé, así de repente... lo que más claro tengo es que quiero que estés bien, que te vayan bien las cosas,  que seas feliz. Tú y tu primo G. ¿Y tú? ¿qué eligirías?
- Bueno, la verdad es que tengo dos. El primero, sería poder estar algún ratito con las personas de la familia que ya no viven...
- ¡Chato mío! ¿cómo se te ocurre eso? ¿piensas en tu tío B. que te quería mucho? ya verás como alguna noche soñarás con él y te parecerá que está vivo, y te hablará, se reirá...
- No, el problema no es él, porque le conozco la cara y puedo pensar en él cuando quiera, el problema son otros de la familia, que no los he visto nunca y no sé cómo son. Por ejemplo, el padre del avi no tengo ni idea cómo era.  
- ¿No has visto ninguna foto? bueno, ya te buscaré una y te la enseñaré. -Y hago un cambio de tercio, porque no quiero meterme en berenjenales-  ¿Y, cuál es el segundo deseo?
- ¡Entrar en una pastelería y que me dijeran que podía comerme todo lo que hay allí!
- Bueno, ¡este es un poco más fácil de conseguir que el primero! pero, no creas, no veo muy claro que lo puedas alcanzar...
- Pero, yaya -me dice con tono didáctico- ¡los deseos siempre son cosas difíciles de alcanzar!
-Tienes razón, guapísimo ¡que listo eres!
  

sábado, 18 de noviembre de 2017

Lágrimas de felicidad


Y la Navidad a la vuelta de la esquina


- Hola, guapísimo ¿qué tal estás?
- Bien ¿y tú?
- Pues bien, gracias. ¿Sabes? quería salir hoy de compras para mirar si encontraba lo que me pediste el otro día, aquella bolsa de Nintendo, pero había una manifestación por el centro y lo he dejado para otro día. No te importa ¿verdad? como aún hay tiempo hasta Navidad...
- Sí, precisamente quería decirte que no la compres, hemos descubierto con mamá por internet otra más barata, que también es chula, y como ahora ya sé lo de los Reyes, pues me miro el precio y no hace falta que compres la cara.
- Tranquilo, no te preocupes, que como también está tu cumpleaños tienes  derecho a varios regalos, así es que ¡aprovecha!
- Es que es muy duro tener que elegir -me dice el peque - porque tengo que pedir regalos para San Nicolás,  para mi cumpleaños, para Reyes, y como hay muchas cosas que están bien y me gustan... Pero es que no puedo pedir demasiado y tengo que elegir... eso es duro.

- Oye ¡que te quieran regalar cosas no es duro! Lo duro es lo que me pasa a mi, que nadie se acuerda de regalarme nada para mi cumpleaños. Menos este año, que era un cumple especial y he dado mucho la lata...
- ¿Sabes, yaya? no te preocupes, yo voy a empezar a poner dinerito aparte y así cuando llegue tu cumpleaños podré comprarte un regalo.
-¡Que bueno eres! Y no me hagas caso, cariño, que me quejo sin razón. Yo ya tengo cada día el mejor regalo del mundo, que eres tú y tu primo G. solo que con él todavía no se puede charlar de nada, que es pequeñín y no dice ni mamá, pero contigo puedo hablar de todo. Bueno, no te preocupes por mi y ves pensando en lo que te interesa. Por cierto, ahora no quiero molestar a mamá, que se que tiene trabajo, pero la llamaré otro rato para ver si ya tenéis planes para estas Navidades ¿te han dicho si vendréis con nosotros esos días?
- Sí, casi seguro que vamos a ir, pero no se sabe exactamente cuando.
- ¡Que alegría! ¡que contenta estoy! -le digo toda exaltada
- Yaya, que te conozco y vas a llorar por estar contenta...
- Pero eso no es malo, llorar de felicidad da mucho gustirrín.
- Como quieras. Ya te llamaré mañana. Y piensa que G. empezará a hablar pronto y también podrás contarle cosas. Buenas noches y ¡felicidades!
- Y ahora ¿por que me dices felicidades?
- Pues por las lágrimas de felicidad que se que estás llorando.
- ¡Cómo me conoces! Buenas noches, tesoro mío.
- Besitos, yaya.

lunes, 6 de noviembre de 2017

El video juego que no llega


Lanzamiento anunciado para finales del 17 principios del 18...



Resumen de las cuatro conversaciones telefónicas que tenemos efectuadas mi nieto y yo con el mismo tema del videojuego...
- Hola guapísimo, creerás que soy un poco tontorrona porque no hago los encargos que me pides, pero es que me pides cosas muy raras...
- ¿Por qué dices eso?
- Porque el otro día me pediste un video juego del 2009 que ya está descatalogado y no lo venden en ningún sitio, y ahora me has pedido uno que aún no lo venden en las tiendas.
- Ese es el problema, por eso te lo he pedido a ti.
- Pero ¿cómo voy a comprarlo si no lo venden?
- Bueno, lo venden en Japón.
- Pero, hijo mío, ¿no querrás que vaya a Japón a comprártelo?
- No, - dice mi peque riendo- pero cuando salga en España puedes comprarlo. A lo mejor te lo pueden reservar en la tienda, porque el día que salga habrá mucha gente que querrá comprarlo y se acabarán enseguida.
- Ya se lo he preguntado a la dependienta, pero no pueden reservar hasta que no sepan cuando les llega y aún no saben cuando lo tendrán. Me ha dicho que seguramente el lanzamiento será a finales de año, para las Navidades.
- Pues aquí en Bélgica oí que lo lanzarían en junio...
- ¿En junio? ¡que bárbaros! ¿y avisan con tanto tiempo?
- Sí, es que será muy bueno. Yo prefiero esperarme a que salga ese... Aunque si quieres comprar alguno ya, puedes hacer una cosa: ¿tienes todavía el papel con el nombre que te dicté?
- Sí, lo guardo como si fuera un tesoro.
- Pues mira, puedes borrar... bueno, ¡no borres nada! pon con paréntesis lo de Bing-Bang supernova y compra el video juego que se llama Galaxi y todo lo otro que te dije, así ya tendremos algo.
- Buena, idea, más vale conformarse con lo que hay, que no tener que esperar tanto para el lanzamiento.
- Gracias, yaya, eres la yaya más super super super que conozco. 
- Venga, ratoncito, que tienes mucha suerte porque tienes no una, sino dos yayas super super super. Un abrazo cariño.
- Buenas noches yaya, besitos.
- Buenas noches. Te quiero. 

viernes, 6 de octubre de 2017

Va de centrales nucleares





Peligros naturales, y otros…

Las conversaciones con mi nieto de 7 años van aumentando de "contenido" día a día. Lejos quedan las disquisiciones sobre quien es el animal más rápido de la selva, cuál de sus peluches se porta mejor o que varita de Harry Potter es la más bonita. Ahora tocamos temas de actualidad, y los analizamos a fondo.
- Hola cariño -le digo
- Hola, yaya
- ¿Has visto lo que ha pasado en Méjico? Y a tu tío le ha pillado bien pillado, pues acababa de llegar allí.
- Sí, pobre tío D. un terremoto tiene que dar mucho miedo, y es triste.
- Bueno, ahora ya está de vuelta a casa.
- Sí, pero en esos países tienen problemas, porque hay terremotos y huracanes -me dice.
- Sí, de vez en cuando pasa... Bueno, allí en Bélgica no os llegan, podéis estar tranquilos -le digo para desdramatizar.
- No creas, también tenemos problemas.
- ¿Cómo cual? - le pregunto.
- Pues es una cosa poco simpática que nos han hecho los alemanes - me dice muy serio.
- ¿Los alemanes? ¿qué os han hecho?
- Ya hace unos años han hecho una central nuclear justo al lado de la frontera de Bélgica... Y los humos vienen a Bélgica.
- ¡No me digas! ¡Que frescos! ¿Y eso está permitido?
- No lo se, pero no es muy simpático por su parte... además, un día puede haber un accidente y el problema será para nosotros (me dice la voz del sentido común). 
- ¿No podéis hacer nada?
- Se puede protestar.
- Sí, guapísimo. Menos mal que no tenéis terremotos y no es fácil que ocurra ningún accidente... Más vale no pensar desgracias. Vete tranquilo a la cama y les das un besito a todos los dudús de parte de la yaya y dormid tranquilitos. Te quiero, tesoro. Buenas noches.
- Buenas noches. Yo también te quiero. Besitos.